Hamburguesa de quinoa

INGREDIENTES

(Preparación para 4 unidades)

 

  • 200 gramos de quinoa.
  • Una cebolla grande.
  • Cuatro dientes de ajo.
  • Cuatro huevos grandes.
  • Tres cucharadas de pan rallado.
  • Perejil fresco.
  • Sal.
  • Pimienta negra molida.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Una cucharadita de jengibre en polvo (Opcional).

 

PREPARACIÓN

 

Paso 1

Para preparar la quinoa lo mejor es hacerlo como venga indicado en el paquete de la misma, para cocerla perfectamente, así que cocer la cantidad indicada de quinoa tal y como indique el fabricante. Es conveniente lavar previamente la quinoa con agua, para lo que se puede echar un colador y colocarlo bajo el grifo para limpiarla bien de la suciedad que pudiera tener. Luego de esto cocerla hasta que esté en su punto y después dejar escurrir y enfriar mientras se prepara resto de los ingredientes.

Paso 2

Durante el tiempo que tarde en escurrir y enfriar la quinoa aprovechar y comenzar a pelar tanto los ajos como la cebolla, y después picarlo lo más fino que podamos. Lavar un manojito de perejil, escurrir bien y picar también muy fino. Agregar a un recipiente la quinoa bien escurrida junto a la cebolla, el perejil y los dientes de ajo bien picados. Salpimentar un poco y mezclar una primera vez para dejarlo todo bien mezclado de forma homogénea.

Paso 3

Finalmente agregar el pan rallado poco a poco y mezclar bien, hasta obtener la textura adecuada en la masa para las hamburguesas, es decir, que se pueda formar con la misma las bolas de masa para aplastarlas y darles la forma de la hamburguesa. Se le puede dar un toque leve algo picante añadiendo un poco de jengibre en polvo (si es del gusto), que le queda estupendamente a la hamburguesa de quinoa, ya que le resalta un poco el sabor.

Paso 4

Al acabar de hacer la masa, se deja reposar en el frigorífico 2 horas, con lo que se compactará un poco más la masa y resultara más manejable. Pasado ese tiempo ya se puede hacer las bolas de masa, que no sean demasiado grandes, y aplastar con la mano hasta darles el grosor que se quiera para las hamburguesas. Pasarlas por un plato con pan rallado, para que por fuera queden más consistentes, y freír en abundante aceite de oliva, hasta que nos queden bien doradas por ambos lados, con cuidado que no queden muy hechas, ya que no necesitan demasiado tiempo. Servir con alguna guarnición o bien dentro del típico pan de hamburguesa y sus complementos.