Pasta fresca

INGREDIENTES

 

  • 500 gr harina de trigo.
  • 3 huevos medianos.

 

PREPARACIÓN

 

Paso 1

En una mesa de trabajo limpia hacer un volcán con la harina y romper los huevos adentro. Amasar poco a poco mezclando primero con la punta de los dedos y después con toda la mano. Hay que hacerlo con energía, que quede bien ligado todo. De aquí se obtiene una masa ligeramente dura y se tiene que despegar de las manos. Si queda muy seca añadir un poco de agua y si está húmeda añadir un poco de harina. Todo dependerá del tipo de harina que se use y del tamaño de los huevos.

Paso 2

Envolver la masa en papel film, para que no se seque, y dejar reposar durante una hora. Con esto se consigue que la proteína se desarrolle, coja cuerpo y se vuelva más elástica.

Paso 3

Una vez reposada, dividir la masa en porciones y hacer bolitas. Espolvorear con un poco de harina la superficie de trabajo y estirar cada bola con un rodillo. Es importante que quede una lámina fina y rectangular, para que al cortarla se obtenga unas buenas tiras de pasta.

Paso 4

Existen infinidad de cortes y formas que dar a la pasta. Para hacer las tagliatelle, espolvorear cada lámina con una fina capa de harina y doblar como para hacer un rollo. Con un cuchillo bien afilado cortar porciones de un centímetro. Colocar las porciones de pasta sobre una tabla, formando nidos con cada una de ellas, y tapar con un trapo mientras continuamos cortando el resto de la pasta.

Paso 5

Una vez lista, solo queda cocerla en agua con sal. La ratio que recomiendan los expertos en pasta es de 10 gramos de sal por cada litro de agua y un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. No obstante, si no quiere andar midiendo, asegúrese de usar abundante cantidad de agua para que la pasta suelte la harina que lleva adherida y cueza libremente.