Ollas Roichen: Imposible resistirse a cocinar con ellas

¿De verdad pensabas que daba lo mismo con qué ollas cocinar? ¡Claro que no! No da lo mismo, porque cuando cocinamos buscamos confort, funcionalidad, pragmatismo y a fin de cuentas, que nuestra experiencia en la cocina sea grata y sin complicaciones. Para eso, las Ollas Roichen se llevan el primer lugar en el podio.

De hecho, las ollas son el producto estrella de esta marca coreana, que ha sabido ganarse el prestigio en todo el mundo gracias a su gran calidad, pero también gracias al diseño innovador de sus productos y a la tecnología empleada, siempre con el objetivo final de que cuando estés en la cocina, realmente lo disfrutes.

Lo mejor de estas ollas, es que a pesar de ser excelentes para cocinar muchos tipos de preparaciones, no están fabricadas sólo para profesionales de la cocina. Por el contrario, quien sea aficionado o esté comenzando a incursionar en este mundo, seguro se entusiasma al cocinar en unas ollas Roichen, porque sí, facilitan el proceso de preparación de las comidas.

¿Quieres saber por qué? Revisemos algunas de sus excelentes características.

 

 

Ollas Roichen ¡Razones para amarlas!

No estamos exagerando cuando te decimos que una vez que uses ollas Roichen para cocinar, jamás las podrás dejar. Y es que sus características son demasiado beneficiosas para lograr preparaciones perfectas, en poco tiempo, sin errores y sin dañar los alimentos.

Si no estás convencido, echa un vistazo a este listado de ventajas:

 

  1. Las ollas Roichen son multifuncionales, porque están elaboradas de tal manera que son adecuadas para cocinar a gas, en cocina eléctrica común o vitrocerámica. También puedes usarlas en el horno – sin la tapa! –  sin riesgo de que los alimentos se sobre cocinen.
  2. Su diseño y fabricación es simplemente perfecto ¿Por qué? Porque además de ser muy bonitas por fuera, su interior favorece el proceso de cocina y la comodidad. Por ejemplo, la tapa interior tiene un diseño especializado que logra conservar la humedad y nutrientes de los diferentes alimentos, y además ¡Mejora el sabor!
  3. Además, están elaboradas con 1 capa de aluminio y 5 capas de revestimiento cerámico, uno de ellos anti bacterial. Todos Eco premium, libres de cadmio, plomo, PTFE, PFOA, los cuales son muy tóxicos para el organismo.
  4. La línea premium de ollas Roichen cuentan con tapa de cerámica y asas de silicona desmontables, para maniobrar con mayor seguridad y evitar quemaduras. En el fondo exterior vienen con impresión serigráfica, esto para una mayor estabilidad.
  5. Todas las ollas Roichen son antiadherentes, lo que significa un dolor de cabeza menos, porque no hay nada más desagradable que los alimentos se peguen.
  6. Tienen un sistema que controla la salida de vapor a través de la tapa, un factor no menor, ya que va a evitar que se desborden alimentos y además va a optimizar el proceso de cocción.
  7. Cuentan con un sistema de conducción de calor muy eficiente, que entrega termo estabilidad y por ende hace mucho más fácil la cocina. Esto además permite cocinar a fuego medio-bajo, lo que aumenta la vida útil de las ollas y favorece el ahorro de energía.

 

En MESA Y COCINA puedes encontrar 4 tipos diferentes de ollas Roichen, muy similares entre sí, pero con diferencias principalmente en su tamaño, pero todas de la línea premium, que cuenta con antiadherencia, 5 capas de cerámica y 1 de aluminio, tapa de cerámica, asas de silicona y diseños coloridos.

 

 

Receta de Leche Nevada con mandarina y cardamomo

Sí, sabemos que te entusiasmaste después de leer lo buenísimas que son las ollas Roichen, y para que pongas manos a la obra y cocines en ella apenas llegue a tu hogar, acá va una ayuda con una deliciosa receta de Leche Nevada con mandarina y cardamomo.

 

INGREDIENTES

 

  • 3 tazas de leche.
  • 3 huevos (separar clara de yemas).
  •  ¾ taza de azúcar granulada.
  • 1 vaina de vainilla.
  • La piel de una mandarina.
  • 1 cucharada de maicena.
  • 1 cucharadita de cardamomo en polvo.
  • Canela en polvo para decorar.

 

PREPARACIÓN

Paso 1

Hervir en una olla Roichen la leche con el azúcar (reservar 3 cucharadas), la vaina de vainilla y la piel de mandarina.

 

 

Paso 2

Mientras tanto, en una taza, disolver la maicena en las yemas y agregar una cucharada de leche tibia de la olla Roichen.

Paso 3

Cuando la leche esté a punto de hervir agregar la mezcla de yemas y maicena a la olla y revolver sin parar hasta que espese ligeramente. Dejar enfriar.

Paso 4

En paralelo, batir las claras a punto de nieve y cuando estén montadas, agregar las 3 cucharadas de azúcar que estaban reservadas, junto con la cucharadita de cardamomo.

Paso 5

Con la ayuda de dos cucharas formar copos de merengue y cocinarlos en un poco más de leche, girándolos de vez en cuando y bañándolos de leche, 5 min aproximadamente. Luego retirarlos y agregarlos en la leche saborizada fría.

Servir en pocillos y espolvorear con canela.

 

¡A disfrutar!